Un verano en Barcelona

Barcelona, capital de la comunidad de Cataluña y conocida por todos como la Ciudad Condal, ha sido nombrada recientemente como una de las ciudades españolas con mejor temperatura y ambiente para vivir. Y no es para menos. Con sus inviernos no demasiado fríos y veranos no demasiado calurosos, nuestra estancia en Barcelona se convierte en algo placentero en cualquier época del año.
Eso sí, a pesar de que como decimos los veranos en Barcelona suelen caracterizarse por las temperaturas suaves de su clima Mediterráneo, lo cierto es que hay algunos días en los que el calor hace acto de presencia en la ciudad, por lo que si tenemos previsto viajar durante estas fechas, lo mejor es que nos busquemos un hotel con piscina en Barcelona.
Las mejores vistas de la ciudad desde el agua
Seguro que muchos de nosotros agradecemos darnos un chapuzón cuando el calor más aprieta en las horas centrales del día. Pero si además de eso, de darnos un refrescante baño, podemos disfrutar de manera simultánea de las mejores vistas de la Ciudad Condal, mejor que mejor.
Esto es posible en algunos hoteles con piscina en Barcelona, donde desde su piscina en la terraza podemos disfrutar de una increíble postal de la ciudad. Eso sí, las vistas se pagan, y por ello este tipo de hoteles no suelen estar al alcance de todos nuestros bolsillos.
Así que para los que tengamos que conformarnos con algo un poco más humilde, tenemos la buena suerte de no tener que renunciar del todo a los buenos lugares. Y es que hay cientos de hoteles con piscina en Barcelona, que si bien no ofrecen vistas privilegiadas ni lujosas piscinas en la terraza, nos ofrecen la oportunidad de darnos un servicio inmejorable a un precio mucho más asequible y sin tener que renunciar a nuestra piscina.

Climatizar optimizando la energía

Los recuperadores industriales de calor son parte de los aparatos de ventilación que permiten renovar el aire de un edificio de una forma eficaz, utilizando el mínimo de gasto energético y consiguiendo reutilizar parte del calor generado para una climatización ecológica y además económica.
En el interior de estos aparatos se cruza el aire viciado que se extrae del edificio, con el aire renovado del exterior. Durante este cruce, aunque este aire no se mezcla, si se produce un intercambio de temperaturas. Durante el verano, el aire del edificio que se encuentra climatizado está frío, mientras que el del exterior es cálido. Dentro del recuperador se produce una transferencia de la temperatura y se consigue refrescar el aire limpio para que al entrar en el edificio se pueda climatizar a la temperatura adecuada utilizando mucha menos energía.
Durante el invierno el proceso es el mismo, pero a la inversa. El aire frío del exterior toma el calor del aire caliente del interior y al entrar a mayor temperatura, se ahorra energía ya que son menos los grados a los que hay que elevarlo.
Existen diferentes sistemas de recuperadores industriales y la eficiencia de los mismos dependerá en parte del modelo escogido, pero también dependerá de factores externos. Cuánto más caudal de aire circule, menos eficiencia demostrará el aparato y cuánta más sea la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior del edificio, mejores resultados se obtendrán.
Los recuperadores industriales de calor permiten también controlar los niveles de humedad, algo básico cuando se trabaja en ambientes dónde estos niveles pueden ser muy elevados, como es el caso de las lavanderías industriales.
En este tipo de establecimientos es obligatorio contar con un sistema de recuperación de aire que garantice que todo el flujo de aire renovado proviene del exterior y que en ningún caso se mezcla con el que ya está viciado.

La terraza también es de tu negocio

Si vais a montar un negocio de hostelería y estáis pensando en comprar el mobiliario necesario debéis saber que, entre otras, cosas necesitaréis mesas para terrazas. En concreto, y sin ningún tipo de dudas, requeriréis de mesas altas para terrazas ya que serán estas las más cómodas para vuestros clientes. Eso sí, tened muy en cuenta que según la altura de la propia mesa tendréis ya que ver si el complemento perfecto a dicha pieza es un taburete de las dimensiones adecuadas o, por contra, es una silla más modesta.
Sea como fuere, a la hora de buscar mesas altas para terrazas perfectas tendréis que tener en cuenta una serie de aspectos. El primero de ellos que esté realizada en un material que se limpia bien. Hay materiales que presentan una mayor dificultad a la hora de limpiar que otros como puede ser la madera, por lo que huir de ellos será lo mejor que podáis hacer.
Por otro lado, este tipo de piezas si vais a comprarlas puede saliros ya por un pico. Por este motivo, lo más recomendable es que si decidís hacerlo comparéis antes. Según el lugar en el que compréis vuestras mesas altas para terrazas tendrán un precio u otro y podréis gastaros bastante dinero de más por pieza si no os dedicáis a comparar antes un poco.
Por supuesto, todo ello contando con que las piezas en cuestión guarden la estética requerida y estén en consonancia con el resto de la decoración del espacio. Por ello, será imprescindible que penséis muy bien el tipo de espacio que queréis crear, si será lo más cómodo para vuestros clientes, si os ofrece un precio razonable y una serie de cuestiones de este tipo que, a todas luces, resultan fundamentales a la hora de montar un negocio.

Cómo preparar tu equipaje antes de viajar

Si estás pensando en realizar un viaje, debes tener en cuenta tres cosas. La primera, ¿dónde quieres viajar?, la segunda, ¿cuánto tiempo quieres estar de viaje? y la tercera, ¿qué llevarás en tus maletas?
En el caso de que ya hayas decidido tu destino y el tiempo en que estarás de viaje, ha llegado el momento de empezar a planear tu equipaje, de modo que no te olvides de guardar nada en las maletas.
Lo primero que debemos tener en cuenta antes de comenzar a preparar el equipaje es dónde vamos a ir de viaje. Esto se debe a que no necesitarás la misma ropa para ir una semana a la nieve, que para ir un fin de semana a la playa. Hay que tener en cuenta el clima del lugar, así como las actividades que vayamos a hacer durante nuestras vacaciones.
Ahora, es el momento de empezar a seleccionar la ropa que te quieres llevar, pues no te puedes llevar el armario entero. Elige la ropa con la que te sientas mejor, y no te olvides de un calzado cómodo.
Por último, coge un papel y un bolígrafo y apunta todo lo que necesitas meter en las maletas, como podría ser por ejemplo el neceser, la cámara de fotos, algún libro, etc. Recuerda, que si viajas en avión y llevas equipaje de mano, que debes respetar la norma de los líquidos, de lo contrario te los quitarán y terminarán en la basura.

  • Si vas a viajar en tren o avión, no te olvides de llevar tus tarjetas de embarque (en el caso de que hayas comprado los billetes por internet). Si te olvidas de ellas, tendrás que pedir una copia en el aeropuerto o estación, la cual tendrás que pagar. Ten a mano también la reserva de los hoteles, así como la agenda de tus planes de viaje.
  • La ropa o el calzado que más ocupe, mejor puesto que guardado en las maletas.
  • Planchar la ropa antes de guardarla y doblarla de forma que no se arrugue.
  • Si llevas distintos zapatos, guárdalos en bolsas individuales.
  • ¡Disfruta de tu viaje!